Apuesta por nosotros, nos avala toda una historia.

 

Cien años de historia empresarial en el gremio del metal preceden a ALUMINIO BALEAR, fundada en Palma por Guillem Capó en 1971.

La inició su abuelo Jaume Capó en 1875, con una herrería en Lloseta, dirigida al gremio agrícola y ganadero. En 1908 continuó su padre, Sebastià Capó, quien en 1950 le pasó el testigo a su hijo, Guillem Capó.

Unos años más tarde, Guillem abrió su propio negocio, ampliando su oferta a maquinaria industrial y cerrajería. En 1963, ante la necesidad de adecuarse a la incipiente construcción que trajo el auge del turismo, abrió en Palma el taller metalúrgico CAVI.

 

En 1969, ejerció como Delegado en Baleares de la empresa Catalana de Aluminio, dedicada a la venta de perfiles, chapas y accesorios de este nuevo material para la carpintería que emergía con fuerza en la construcción.

En 1971 fundó ALUMINIO BALEAR y, unos años más tarde, amplió el negocio en el Polígono Industrial Son Castelló. Allí diseñó y puso en el mercado la primera lama y soporte lateral de la persiana mallorquina en aluminio. La empresa se fue consolidando en el mercado balear como almacén de referencia para los profesionales del sector.

En 1986 creó la actual sociedad anónima con sus cinco hijos. Desde su jubilación dirige la empresa su hijo Sebastià Capó. Entre los empleados se encuentran miembros de la tercera generación familiar de ALUMINIO BALEAR.

Este año 2021, con motivo del 50 aniversario de la empresa, hemos renovado la imagen corporativa para seguir a la vanguardia del mercado balear del aluminio.